viernes

NOVIEMBRE

Para Dani, Pub Papilio – Aguadulce

Vivimos en la cuarta cuerda de una Gibson SG. Donde Angus Young propone lujuria y desenfreno a un aire que se vicia en cada acorde.
Y es que, aún queda un sitio para recrearse enredados entre los trastes de Antonio Vega, para renunciar a las credenciales de posesión y ser el último de la fila en aquel concierto de 1982 en el que Miguel Ríos nos convirtió en algo más que seres eléctricos.
Y créanme si les digo que ya subimos al cielo junto a Page y Plant y ahora mientras conducimos hacia el infierno, no necesitamos nada. Si acaso, que no pare la música, que el ron siga siendo dulce y la noche nunca termine, por mucho que amanezca.

Programa del 23/09/09


El programa del día 23/09/09 estuvo dedicado al poeta cubano Alexis Díaz-Pimienta. Inclasificable, se desliza por los géneros con asombrosa facilidad. Es reconocido novelista, poeta, cuentista, ensayista... pero no se casa con ninguna modalidad, definiéndose como un obrero de la palabra.


Escuchar el programa:




Gracias a todos por lo comentado en el chat y vía mail, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Un saludo.

Toño Jerez



Alexis Díaz-Pimienta

http://www.alexisdiazpimienta.es.tl

jueves

Programa del 22/09/09

El programa del día 22/09/09 estuvo dedicado al poeta palestino Mahmud Darwix. Mahmud Darwix es quizás el poeta árabe más destacado. Su obra tiene la seña asociada a los sobrevivientes: la de seguir adelante, la de salir siempre corriendo en otra dirección, en busca de rupturas cualitativas. Carisma y visión prístina son sus sellos distintivos; amor a la composición, un constante afán de experimentación musical. Víctima de una historia deshumanizada, el hombre darwixiano se rebela contra lo histórico y su lenta socavación del individuo, busca lo universal, el lugar de encuentro de lo propio con lo ajeno.


Escuchar el programa:



Gracias a todos por lo comentado en el chat y vía mail, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Un saludo.

Toño Jerez

viernes

Programa del 17/09/09

El programa del día 17/09/09 estuvo dedicado al poeta chileno Nicanor Parra, en esta ocasión fue otro autor chileno el que tuvimos la fortuna de conocer. Nicanor Parra, el Antipoeta, unos de los poetas más controvertidos. A Parra se le atribuye la antipoesía, una expresión literaria que rompe con los cánones tradicionales de la lírica. Una de sus obras más reconocidas es Poemas y Antipoemas, donde reemplaza una sintaxis cuidada y metafórica por un lenguaje cotidiano y directo.

En la segunda parte del programa, se leyeron poemas y textos de: Alexis Díaz-Pimienta y otros del que les escribe.

Escuchar el programa:




Gracias a todos por lo comentado en el chat y vía mail, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Un saludo.

Toño Jerez

miércoles

Programa de radio LOS NADIES el 15/09/09

El programa del día 15/09/09 estuvo dedicado al poeta chileno Pablo Neruda, en esta ocasión fue el inmortal chileno el que tuvimos la fortuna de conocer. Pablo Neruda quizás sea el poeta de habla hispana más universal, amigo y colaborador de la generación del 27 española, la guerra civil le hizo apartarse de su estilo poético para mostrarnos su faceta más social y comprometida.

En la segunda parte del programa, se leyeron poemas y textos de: Ana María Broglio, Margot del Castillo y otros del que les escribe.

Escuchar el programa:




Gracias a todos por lo comentado en el chat y vía mail, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Un saludo.

Toño Jerez

sábado

Programa de radio LOS NADIES el 09/09/09

El programa del día 09/09/09 estuvo dedicado al poeta español Miguel Hernández, en esta ocasión fue el poeta del pueblo el que tuvimos la fortuna de conocer. El de Orihuela a mi entender no está lo suficientemente valorado, ignorado por algunos, marginados por otros, la vida y la poética de Miguel Hernández debe ser un referente para todos los que compartimos este pan que es la poesía.

En la segunda parte del programa, se leyeron poemas y textos de: Ana María Broglio, Augusto Enrique Rufino, Luis Guerrero, Magaoliveira, Margot del Castillo y otros del que les escribe.

Escuchar el programa:




Gracias a todos por lo comentado en el chat y vía mail, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Un saludo.

Toño Jerez

viernes

Programa de radio LOS NADIES el 08/09/09

El programa del día 08/09/09 estuvo dedicado al poeta uruguayo Mario Benedetti, no hubo tiempo para explorar todo lo deseado en su vida, de la misma manera algunos de los poemas que completan su biografía tampoco pudieron ser recitados. Volveremos en otra ocasión con el gran Benedetti.


En la segunda parte del programa, que apenas constó de 40 minutos se leyeron poemas y textos de: Ana María Broglio, Augusto Enrique Rufino, Luis Guerrero, Magaoliveira, Margot del Castillo y otros del que les escribe.

Escuchar el programa:




Gracias a todos por el apoyo y la gran acogida en este primer programa, es un placer compartir este espacio de radio con todos vosotros.

Transmitimos desde: www.voznochedealma.com

Nuestro horario es el siguiente:

Martes y Miércoles

De 21:00.h a 23:00.h en España. De 15:00.h a 17:00.h en New York


Un saludo.

Toño Jerez

lunes

LOS NADIES: Programa de radio

Mi poema Los Nadies, me permitió descubrir al gran Eduardo Galeano y al Libro de los abrazos, en esta obra del uruguayo hay un texto también titulado Los Nadies. Esta feliz coincidencia me hizo perseverar en mi forma de ver mi obra que ya venía marcada por un claro matiz social. Hoy algunos años después, Los Nadies siguen presentes, pero en esta ocasión gracias a Ricardo Cox –Nueva York- y Magaoliveira –Santiago de Chile- Los Nadies adquieren sonoridad en un espacio de radio.

El programa que nace –obviamente- con una marcada vocación social, tiene como objetivo dar a conocer la vida de poetas sociales ya consagrados y promocionar a los poetas sociales del momento.

Para enviar poemas, textos o plantear algún tema: sintierra@msn.com


Lo podéis escuchar en: http://www.voznochedealma.com/


Horario:


Martes y Miércoles


21:00.h - 23:00.h - Hora de España


15:00.h - 17:00.h - Hora de Nueva York



miércoles

La burocracia /2

El Tito Sclavo pudo ver y transcribir algunos partes oficiales de la cárcel llamada Libertad, en los años de la dictadura uruguaya. Son actas de castigo: se condena a calabozo solitario a los presos que han cometido el delito de dibujar pájaros, o parejas, o mujeres embarazadas, o que han sido sorprendidos usando una toalla estampada en flores. Un preso, cuya cabeza estaba, como todas, rapada a cero, fue castigado por entrar por entrar despeinado al comedor. Otro, por sacar la cabeza por abajo de la puerta, aunque bajo la puerta había un milí- metro de luz. Hubo calabozo solitario para un preso que pretendió familiarizarse con un perro de guerra, y para otro que insultó a un perro integrante de las Fuerzas Armadas. Otro fue sancionado porque ladró como un perro sin razón justificada.

El libro de los abrazos

Eduardo Galeano

lunes

POEMAS

LA EDAD DE ORO

Lo que el tiempo se lleve
que sea tanto
como aquello que el tiempo nos dio,
regalo inmerecido,
dejando la memoria en la inocencia
de la vida cumplida, porque nada
hiere más y más hondo que el recuerdo:
mientras dure una noche en la memoria,
esa noche es la Noche
y esa intensa memoria la Memoria.

Llévese el tiempo todo
lo que quiera llevarse,
porque todo fue suyo desde siempre.

Que desvanezca el tiempo
el oro delincuente del amor
y la imagen hermética de aquello
que llamabas pasado
—y era apenas
ayer: la fugitiva
edad de no tener
edad para el pasado.

Edad de Baudelaire y de muchachas
que adquirían nociones de la vida
en las últimas filas de los cines
y en esos viejos cines de posguerra
convertidos
en locales de baile que cerraban
cuando el cielo quería amanecer.
Amaneceres de domingo,
volviendo a casa con
un vaso aún en la mano
y con tabaco extraño en el bolsillo,
a esa hora en que abrían los cafés
y las damas de caridad montaban mesas
con carteles de niños moribundos.

Y era la muerta luz que amanecía
la metáfora helada y la exacta ilusión de estar quemando
las naves de la eterna juventud.

Pero en su coche fúnebre
el tiempo iba admitiendo pasajeros.

Y las naves quemadas son ceniza,
y muy poco de eterna
tuvo la juventud.

Así que arrastre todo, que se lleve
en su vértigo el tiempo la memoria,
dejando
un vacío perfecto en el pasado.

Porque todo recuerdo
se acaba corrompiendo en el presente.
Y este presente ya
de poco va a servirnos.

De poco va a servirnos
el saber que hubo un tiempo en que la vida
valía su peso en oro.

Porque la vida pone
su casa en el pasado.

Y esta casa sombría no parece la nuestra.

Felípe Benítez Reyes

jueves

POEMAS

CUÉNTAME CÓMO VIVES, CÓMO VAS MURIENDO

Cuéntame cómo vives;
dime sencillamente cómo pasan tus días,
tus lentísimos odios, tus pólvoras alegres
y las confusas olas que te llevan perdido
en la cambiante espuma de un blancor imprevisto.

Cuéntame cómo vives;
ven a mí, cara a cara;
dime tus mentiras (las mías son peores),
tus resentimientos (yo también los padezco),
y ese estúpido orgullo (puedo comprenderte).

Cuéntame cómo mueres;
nada tuyo es secreto:
la náusea del vacío (o el placer, es lo mismo);
la locura imprevista de algún instante vivo;
la esperanza que ahonda tercamente el vacío.

Cuéntame cómo mueres;
cómo renuncias -sabio-,
cómo -frívolo- brillas de puro fugitivo,
cómo acabas en nada
y me enseñas, es claro, a quedarme tranquilo.

De "Tranquilamente hablando"

Gabriel Celaya

lunes

POEMAS

HERENCIA

La fortuna que herede a tu partida,
no fueron perlas de nácar escogidas,
me quede con cartulinas pintadas de niño,
de mares profundos y cristalinos
colmados de azulinos delfines
de rudos y cansados pescadores
echando sus redes desde sus navíos.

La fortuna que herede a tu partida
no fueron esmeraldas engarzadas
me quede con cartulinas pintadas de niño,
con payasos de caras pintadas
alegres y saltarines,
de niños con grandes sonrisas
de serpentinas, globos y golosinas.

La fortuna que herede a tu partida,
no fueros rubíes radiantes,
me quede con cartulinas pintadas de niño,
de valientes vaqueros,
montados en regios corceles,
de piratas fieros y aventureros
navegando en majestuosos galeones.

La fortuna que heredé a tu partida
no fueron doblones de plata antigua
me quede con cartulinas pintadas de niño,
de gallardos caballeros
de armaduras y pesados yelmos
de magos, hadas y arlequines
de dragones arrojando juego.

La fortuna que deja tu partida,
no esta inscrita en testamento
es legajo de amor y sosiego,
es diáfana y la guardo celosamente
como cura a esta profunda herida
que heredé el día de tu partida.

Poema dedicado a su hijo fallecido a la edad de 13 años

Del poemario "Siguiendo Huellas" 2005


Jorge Laserna

viernes

POEMAS

SONETO PARA ESPERARTE EN UNA CAFETERÍA

Resulta que la historia estaba escrita
cuando yo quise hacerla a mi manera.
Cuando yo no quería que volviera
resulta que la historia resucita.

Resulta que en el tiempo de la cita
tendrán que hacer un banco de madera.
Al corazón le viene bien la espera,
quién sabe si además la necesita.

Azafatas de vuelo alicortado
van del café a las piñas tropicales
por aires ciudadanos y ruidosos.

Arriba el tiempo nuevo ha presentado
sus fluorescentes luces credenciales
y enrolla pergaminos luminosos.

Manuel Alcántara

martes

POEMAS

COREOGRAFÍA

Para mí amigo Carlos Cortés

En fin
que no he vivido nada.
No sé qué cosa es una guerra
y tengo como prisión al cuerpo
y alma como campo de batalla.

Me debato entre la duda
de reflexionar o fluir;
esto es situarse en el palco de los espectadores,
o estar
en cada íntimo instante del milagro.

Vivo de pedacitos,
pero aspiro a la totalidad,
es decir a Mozart y al poema que me redima
y me revele los espacios absolutos
y la nada.

Percibo de mí
los sitios más secretos:
la culpa,
una tercera conciencia de las cosas,
la dualidad del pensamiento,
la ira pequeña
por lo que ya ocurrió.
Pero he vivido poco. Treinta años.
Dos amores de piel
y un querer abandonar
esta espera que me señala la vida.

Anhelo la anarquía,
el más tierno desorden del amor,
la cábala
los relojes de arena y una habitación sencilla.

Quiero tener un destino trazado de antemano,
encontrarme con Dios
y los abismos
y no tener conciencia de la llama.
Ser la llama misma y la aventura.

Pero vengo de soledades últimas,
de conversaciones que nunca concluyeron,
de espejos que me miraron desde la infancia hasta ahora,
de abandonados armarios de caoba que fueron
de tías o de abuelas remotísimas.

Cuán poco he vivido.
No conozco la guerra. Y tampoco la paz.
Me duele la orfandad,
el desarraigo,
el sentirme extranjera en cualquier sitio,
el no pertenecer
a una familia o a una patria.

No puedo narrar una batalla;
ni hablar del hambre y de la peste,
ni escribir la canción de algún soldado herido,
ni hablar de mujer violada,
ni decir cómo es un cementerio después de una llovizna.

Pero anhelo decir en el poema
que la vida me conmueve,
que respiro mejor cuando me entrego,
que necesito amar de la manera más simple y primitiva.
Me gusta la paz y la defiendo
y la guerra cuando es justa,
y el sabor de las mandarinas cuando llega el verano,
que me gusta ser una y arraigarme en el cosmos,
y sentir que mi vida palpita al mismo tiempo que la vida,
aunque no haya vivido,
aunque mi hambre sea de infinito,
aunque no sepa expresar
que por alguna razón precisa estoy aquí,
a punto de vencer,
a punto de morir,
de vivir.

Mía Gallegos

miércoles

Yo era Lennon de RAFAEL QUEVEDO

Conocí a Rafael hace poco tiempo en la Comunidad SalamagA y me sorprendió, una voz rota de esas que suelen engancharme y unas muy buenas canciones. Hoy les dejo Yo era Lennon un lujo para los adeptos del exbeatle.

Página personal de Rafael Quevedo:

http://www.myspace.com/rafaelquevedo

Espero que disfruten de tan entrañable autor, un saludo



IMAGINA, YO ERA LENNON.

Corrían los años sesenta y la segunda ciudad al este de la Isla era el mundo, eso era Santiago de Cuba para mi el mundo, y Ampliación de Fomento, mi barrio, su capital. Si amigos míos, en ese diminuto e imperceptible punto del mapa, con una temperatura de ampanga y un sabor poco común, comenzó todo para mí.
No recuerdo por vía de quién, ni como, pues las comunicaciones con el exterior eran ciencia ficción, no entraba nada, pero esto se las ingenió y promovió la movida, sin diarios, revistas, tele o cine en el caso nuestro. Bloqueados desde afuera y cerrados a lo de "afuera" desde dentro, se instaló y se hizo carne en la pepillería, adolescencia de la ciudad, con toda su algarabía, sus gritos, su "Love Me Do", sus pelos, su "Help", sus jeans ajustados. ¡ Eran Los Beatles ! . Cómo no caer en la tentación de ser uno de ellos, si no había fiesta que se respetara en que no sonaran sus canciones; recuerdo que pegábamos el oído a la onda corta y sintonizábamos como se podía la BBC de Londres para escuchar lo último de los chicos de Liverpool, nunca olvidaré la primera vez de "Penny Lane" y la locura "Strawberry Fields Forever" o el "Obladi Obladá" que a mi ya en aquel entonces me sonó sonso ... así, en medio de esa ola de "susurros", pues como ya expliqué escuchar onda corta y canciones en inglés eran "desviación ideológica" llegaron las guitarras, y sin pestañear Chichi, Juani, Jorge y Rafelito se dieron a la tarea de armar el grupo, con María Elena de secretaria y el resto de las chicas del barrio nuestras adoradas fans.

Juani, hoy ingeniero en la batería, era Ringo, y ¡qué batería!, formada con libros de distinto grosor para dar el bombo, la caja, el tun tun. Los platillos de la batería eran la otra gran estafa, el otro show, pues eran cajitas de betún de lata. Jorge el Cole, hoy médico era George en una de las guitarras claro, y los que componíamos eran: Chichi, Lic. en Matemáticas -, dedicado hoy en cuerpo y alma a la música tradicional cubana, en el bajo como Paul, y por supuesto yo en la otra guitarra era Lennon. Un Lennon que exhibía unos quevedos de plata que eran de mi abuela Esperanza con un aumento que pa ´qué les cuento, lentes que me quitó el director de la secundaria Espino Fernández argumentando también lo de la desviación ideológica y que jamás devolvió; por supuesto esto no lo confesé en casa. Así en aquel entonces yo iba con el desenfado y la paz, el amor sin melena - sin pelo largo - por lo mismo de las canciones en inglés, los quevedos, la poli y el no poder entrar a clase con los pantalones ajustados.

Mil novecientos noventa y ocho fue el año del disco que no fue, "Juegos de Azar", pero en aquel entonces no lo sabía. Tenía ya cuatro años de residencia en la Argentina y la fruta estaba madura. El material del CD estaba listo, motivo por el cual la Revista "Acceso" con Juan José Jara a la cabeza ante la cantidad de presentaciones que se venían me hizo una larga entrevista donde hablé de casi todo, en especial de mis influencias y la trova cubana. Como fui portada de revista, amigos y enemigos me vieron, entre los amigos Rubén Valle –poeta, escritor, periodista- el más caro por ser el más cercano de mis amigos argentinos. Rubén me felicitó y me soltó al oído: esta entrevista debió llamarse "Yo Era Lennon"... y ahí, en ese instante, cual relámpago en tarde despejada comenzamos a hacer esta canción, con el Lennon de él y el mío, con el de todos y cada uno dentro, como el primero de la fila y el último soñador, con el pez en el anzuelo, la sed del pescador, siendo juez y parte, Venus y Marte bajo un mismo sol...Por supuesto yo, era Lennon.

Texto de la Canción

"Yo era Lennon"


Por supuesto yo era Lennon
el que se acostaba con la paz... se acostaba,
y era la guerra si la noche no se abría
como una guitarra entre las piernas.
Por supuesto yo era Lennon
el profeta, el Quijote, el proxeneta
las manos vacías, las musas llenas
la boca en la boca de la trompeta.
Por supuesto yo era Lennon
el que no creía en nada
sólo creía en las canciones
pateando la calle, puteando a la Reina
pasado de revoluciones
revolución en la niebla.
Por supuesto yo era Lennon
la mitad de la estrella... la mitad
el universo bajo cuerdas, la palabra desnuda
vestida con el cuerpo de ella.
Por supuesto yo era Lennon
un pedazo de este infierno, dosis de tu veneno
mágico y misterioso como un flash en el cabaret del cielo.
Por supuesto yo era Lennon
el que no creía en nada
sólo creía en las canciones
pateando la calle, puteando a la Reina
pasado de revoluciones
revolución en la niebla.
El primero de la fila, el último soñador, el pez en el anzuelo,
la sed del pescador, juez y parte, Venus y Marte
bajo un mismo sol, imaginación, imaginación, imaginación.
Por supuesto yo era Lennon
el que se acostaba con la paz... se acostaba
y era la guerra si la noche no se abría
como una guitarra entre las piernas.
Por supuesto yo era Lennon
el que se acostaba con la paz... se acostaba

Rafael Quevedo

lunes

POEMAS

CARPE DIEM PARA UN AMANTE INDECISO

Tómame ahora que aún es temprano
Juana de Ibarbourou


No entiendo tus palabras
ni los goces que ofreces
siempre para más tarde,
siempre un poco más lejos,
como una cena fría
tras el castigo impuesto.

Sólo sé dar razón de aquí,
de este momento,
de tus labios frutales
saliendo del invierno,
de mis manos hambrientas
rebuscando en el fuego,
del sabor de tu espalda
cuando empieza el deshielo.

Gocemos todo aquí,
si puede ser ahora,
lo presente y concreto,
lo seguro y lo cierto,
los placeres del alma
con el cuerpo.

No entiendo tu lenguaje
de promesas al viento.

Sólo quiero saber:
¿te quedarás más tiempo?

De "Ningún mensaje nuevo" Editorial Hiperión 2008

Irene Sánchez Carrón

sábado

POEMAS

ELOGIO DE LA SOMBRA

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

Jorge Luis Borges

jueves

POEMAS

RECUERDO DE UNA TARDE DE VERANO

Aquel temblor del muslo
y el diminuto encaje
rozado por la yema de los dedos,
son el mejor recuerdo de unos días
conocidos sin prisa, sin hacerse notar,
igual que amigos tímidos.

Fue la tarde anterior a la tormenta,
con truenos en el cielo.
Tú apareciste en el jardín, secreta,
vestida de otro tiempo,
con una extravagante manera de quererme,
jugando a ser el viento de un armario,
la luz en seda negra
y medias de cristal,
tan abrazadas
a tus muslos con fuerza,
con esa oscura fuerza que tuvieron
sus dueños en la vida.

Bajo el color confuso de las flores salvajes,
inesperadamente me ofrecías
tu memoria de labios entreabiertos,
unas ropas difíciles, y el rayo
apenas vislumbrado de la carne,
como fuego lunático,
como llama de almendro donde puse
la mano sin dudarlo.
Por el jardín, el ruido de los últimos pájaros,
de las primeras gotas en los árboles.

Aquel temblor del muslo
y el diminuto encaje, de vello traspasado,
su resistencia elástica
vencida con el paso de los años,
vuelven a ser verdad, oleaje en el tacto,
arena humedecida entre las manos,
cuando otra vez, aquí, de pensamiento,
me abandono en la dura solución de tus ingles
y dejo de escribir
para llamarte.

Luis García Montero

lunes

POEMAS

EL DAÑO

Del cordón umbilical de las preguntas
sólo tira hacia afuera lo que quema,
una apuesta sostenida,
un color remoto y dócil que se fue.
Perdimos incluso el rastro de la rabia
en mundos insomnes.
La noche y la humedad
llenaron de polvo tu canto,
y ahora acoges el pálido silencio
que acerca el eco a lo sagrado.
Más allá las palabras se cosen a la voz,
las lenguas se visten con alientos
que se desvanecen en espejos,
pues la imagen del mundo
espera aún en la zarza,
con un nuevo asombro y un tiempo vacío.

De "El sur hacia mí" Igitur, 2001

Rosa Lentini

sábado

POEMAS

CON DESDÉN Y ORO

Voy a verle
en cualquier sitio,
él pedirá un ron para mezclarlo con mis pupilas;
yo, el crepúsculo.
y me traerán una lágrima.

Voy a verle:
a las seis de la tarde,
cuando los combatientes repasan sus fusiles
y los adúlteros se acuestan con mariposas;
a las seis de la tarde,
sin luna,
cuando por los cines naufragan las divorciadas
y los obreros comienzan a bañarse.
A las seis,
con temblor y relente,
con bochorno,
ciega como leche y sed,
voy a verle.
Azogue en su mano,
una extraña,
qué poco de suerte,
subterráneo para reírme a carcajadas.
Con un traje amarillo como si renunciara a la tristeza
voy a verle.

Tendré cuidado
no sea, que, al abrirme, estalle el sollozo
Y comprenda que delinco.

Seré cauta,
debo mentir: «adiós, alguien espera».
y al levantarme con desdén y oro
crecerán los pulmones donde le respiro
y para que no muera del todo
lo atraparé en mi verso.

Voy a verle
-he dicho en la hermosura-
mientras recupero el ala que no sirve
y llueven los nísperos,
divagan las márgenes rumorosas:
voy a verle
y nos desbaratábamos a besos
y el libro se quedaba a medias
y luego quién creía en los relojes
si aquí se olvidó su boca del binomio de Newton.

Carilda Oliver

jueves

POEMAS

HUBO UN TIEMPO...

Hubo un tiempo en el que el amor era un
intruso temido y anhelado.
Un roce furtivo, premeditado, reelaborado durante
insoportables desvelos.
Una confesión perturbada y audaz, corregida mil
veces, que jamás llegaría a su destino.
Una incesante y tiránica inquietud.
Un galopar repentino del corazón ingobernable.
Un continuo batallar contra la despiadada infalibilidad
de los espejos.
Una íntima dificultad para distinguir la congoja del
júbilo.
Era un tiempo adolescente e impreciso, el tiempo del
amor sin nombre, hasta casi sin rostro, que merodeaba,
como un beso prometido, por el punto más umbrío de la
escalera.

Ana Rossetti

martes

POEMAS

EL AMOR DE LOS LOCOS

Un loco es alguien que está desnudo de la mente. Se ha despojado de sus
ropas invisibles, de esas que hacen que la realidad se vele y se desvíe.
Los locos tienen esa impudicia que deviene fragilidad y, en ocasiones, belleza.
Andan solos, como cualquier desnudo, y con frecuencia también hablan
solos («Quien habla solo espera hablar con Dios un día»).
Más difícil que abrigar un cuerpo desnudo es abrigar un pensamiento. Los locos
tienen pensamientos que tiritan, pensamientos óseos, duros como la piedra
en torno a la que dan vueltas, como si se mantuvieran atados a ella por una
cadena de hierro de ideas.
El cerebro de un pájaro no pesa más que algunos gramos, y la parte que modula
el canto es de un tamaño mucho menor que una cabeza de alfiler, un infinitésimo
trocillo de tejido, de materia biológica que, con cierto aburrimiento, los sabios
escrutan al microscopio para descifrar de qué manera, en tan exiguo retazo,
está escrita la partitura.
Pero desde mucho antes, y sin necesidad de microscopio ni de tinciones,
el loco sabe que el canto del pájaro es inmenso y pesado, plomo puro que taladra
huesos, que se mete en el sueño, que desfonda cualquier techo y no hay cemento ni
viga que pueda sostener su hartura, su tamaño posible. Por eso algunos locos
despiertan antes de que amanezca y se tapan los oídos con su propia voz, con voces
que sudan de adentro, de la cabeza.
Los pensamientos del loco son carne viva, carne sin piel. En el desierto del
pensamiento del loco el pájaro es un sol implacable. El canto cae como una luz y un
calor que le picara al loco en la carne misma de la desnudez.
Pero la desnudez del loco es íntima: de tanto exhibirla queda dentro. Es condición
interior, pasa desapercibida a las legiones de cuerdos cuya ánima está cubierta por
completo de tela basta, gruesa, trenzada por hilos de la costumbre.
El único instrumento posible para el loco, para defender su desnudez, es el amor.
El amor de los locos es una vestimenta transparente. Esos ojos vidriosos, ese hilo
ambarino que orinan por las noches, ese fragor y ese sentimiento copioso y múltiple
que no alteran las benzodiazepinas, que no disminuye el Valium, permanecen intactos
en el loco por arte del amor.
Es un martillo, y una cuchara, y un punzón. Es todo menos un vestido, no cubre
sino que atraviesa, no mitiga sino que exalta. El amor de los locos tiene una textura,
un porte y una sustancia.
La sustancia se parece al vidrio, pero es el vidrio de una botella rota.

De "Estado sólido" 1996

Rafael Courtoisie

viernes

POEMAS

CUANDO NACE UN HOMBRE...

Cuando nace un hombre
siempre es amanecer aunque en la alcoba
la noche pinte negros cristales.

Cuando nace un hombre
hay un olor a pan recién cocido
por los pasillos de la casa;
en las paredes, los paisajes
huelen a mar y a hierba fresca
y los abuelos del retrato
vuelven la cara y se sonríen.

Cuando nace un hombre
florecen rosas imprevistas
en el jarrón de la consola
y aquellos pájaros bordados
en los cojines de la sala
silban y cantan como locos.

Cuando nace un hombre
todos los muertos de su sangre
llegan a verle y se comprueban
en el contorno de su boca.

Cuando nace un hombre
hay una estrella detenida
al mismo borde del tejado
y en un lejano monte o risco
brota un hilillo de agua nueva.

Cuando nace un hombre
todas las madres de este mundo
sienten calor en su regazo
y hasta los labios de las vírgenes
llega un sabor a miel y a beso.

Cuando nace un hombre
de los varones brotan chispas,
los viejos ponen ojos graves
y los muchachos atestiguan
el fuego alegre de sus venas.

Cuando nace un hombre
todos tenemos un hermano.

Ángela Figuera Aymerich

miércoles

POEMAS

ENCARGO

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel sea tú que
vuelves.
¡No me dejes dormir, no me des paz!
Entonces ganaré mi reino,
naceré lentamente.
No me pierdas como una música fácil, no seas caricia ni
guante;
tállame como un sílex, desespérame.
Guarda tu amor humano, tu sonrisa, tu pelo. Dálos.
Ven a mí con tu cólera seca de fósforos y escamas.
Grita. Vomítame arena en la boca, rómpeme las fauces.
No me importa ignorarte en pleno día,
saber que juegas cara al sol y al hombre.
Compártelo.


Yo te pido la cruel ceremonia del tajo,
lo que nadie te pide: las espinas
hasta el hueso. Arráncame esta cara infame,
oblígame a gritar al fin mi verdadero nombre.

Julio Cortazar

lunes

POEMAS

AVENIDA JUÁREZ

Uno pierde los días, la fuerza y el amor a la patria,
el cálido amor a la mujer cálidamente amada,
la voluntad de vivir, el sueño y el derecho a la ternura;
uno va por ahí, antorcha, paz, luminoso deseo,
deseos ocultos, lleno de locura y descubrimientos,
y uno no sabe nada, porque está dicho que uno no debe saber nada,
como si las palabras fuesen los pasos muertos del hambre
o el golpear en el oído de la espesa ola del vicio
o el brillo funeral de los fríos mármoles
o la desnudez angustiosa del árbol
o la inquietud sedosa del agua...

Hay en el aire un río de cristales y llamas,
un mar de voces huecas, un gemir de barbarie,
cosas y pensamientos que hieren;
hay el breve rumor del alba
y el grito de agonía de una noche, otra noche,
todas las noches del mundo
en el crispante vaho de las bocas amargas.

Se camina como entre cipreses,
bajo la larga sombra del miedo,
siempre al pie de la muerte.
Y uno no sabe nada,
porque está dicho que uno debe callar y no saber nada,
porque todo lo que se dice parecen órdenes,
ruegos, perdones, súplicas, consignas.
Uno debe ignorar la mirada de compasión,
caminar por esa selva con el paso del hombre
dueño apenas del cielo que lo ampara,
hablando el español con un temor de siglos,
triste bajo la ráfaga azul de los ojos ajenos,
enano ante las tribus espigadas,
vencido por el pavor del día y la miseria de la noche,
la hipocresía de todas las almas y, si acaso,
salvado por el ángel perverso del poema y sus alas.

Marchar hacia la condenación y el martirio,
atravesado por las espinas de la patria perdida,
ahogado por el sordo rumor de los hoteles
donde todo se pudre entre mares de whisky y de ginebra.

Marchar hacia ninguna parte, olvidado del mundo,
ciego al mármol de Juárez y su laurel escarnecido
por los pequeños y los grandes canallas;
perseguido por las tibias azaleas de Alabama,
las calientes magnolias de Mississippi,
las rosas salvajes de las praderas
y los políticos pelícanos de Louisiana,
las castas violetas de Illinois,
las bluebonnets de Texas...
y los millones de Biblias
como millones de palomas muertas.

Uno mira los árboles y la luz, y sueña
con la pureza de las cosas amadas
y la intocable bondad de las calles antiguas,
con las risas antiguas y el relámpago dorado
de la piel amorosamente dorada por un sol amoroso.
Saluda a los amigos, y los amigos
parecen la sombra de los amigos,
la sombra de la rosa y el geranio,
la desangrada sombra del laurel enlutado.

¿Qué país, qué territorio vive uno?
¿Dónde la magia del silencio, el llanto
del silencio en que todo se ama?
(¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés?)
Uno se lo pregunta
y uno mismo se aleja de la misma pregunta
como de un clavo ardiendo.
Porque todo parece que arde
y todo es un montón de frías cenizas,
un hervidero de perfumados gusanos
en el andar sin danza de las jóvenes,
un sollozar por su destino
en el rostro apagado de los jóvenes,
y un juego con la tumba
en los ojos manchados del anciano.

Todo parece arder, como
una fortaleza tomada a sangre y fuego.
Huele el corazón del paisaje,
el aire huele a pensamientos muertos,
los poetas tienen el seco olor de las estatuas
—y todo arde lentamente
como en un ancho cementerio.

Todo parece morir, agonizar,
todo parece polvo mil veces pisado.
La patria es polvo y carne viva, la patria
debe ser, y no es, la patria
se la arrancan a uno del corazón
y el corazón se lo pisan sin ninguna piedad.

Entonces uno tiene que huir ante el acoso de los búfalos
que todo lo derrumban, ante la furia imperial
del becerro de oro que todo lo ha comprado
—la pequeña república, el pequeño tirano,
los ríos, la energía eléctrica y los bancos—,
y es inútil invocar el nombre de Lincoln
y es por demás volver los ojos a Juárez,
porque a los dos los ha decapitado el hacha
y no hay respeto para ninguna paz,
para ningún amor.

No se tiene respeto ni para el aire que se respira
ni para la mujer que se ama tan dulcemente,
ni siquiera para el poema que se escribe.
Pues no hay piedad para la patria,
que es polvo de oro y carne enriquecida
por la sangre sagrada del martirio.

Pues todo parece perdido, hermanos,
mientras amargamente, triunfalmente,
por la Avenida Juárez de la ciudad de México
—perdón, Mexico City—
las tribus espigadas, la barbarie en persona,
los turistas adoradores de Lo que el viento se llevó,
las millonarias neuróticas cien veces divorciadas,
los gángsters y Miss Texas,
pisotean la belleza, envilecen el arte,
se tragan la Oración de Gettysburg y los poemas de Walt Whitman,
el pasaporte de Paul Robeson y las películas de Charles Chaplin,
y lo dejan a uno tirado a media calle
con los oídos despedazados
y una arrugada postal de Chapultepec
entre los dedos.

Efraín Huerta

sábado

POEMAS

BUENAS NOCHES, TRISTEZA

La vida siempre acaba mal.
Siempre promete más de lo que da
y no devuelve
nunca el furor,
el entusiasmo que pusimos
al apostar por ella.
Es como si cobrase en oro fino
la calderilla que te ofrece
y sus deudas pendientes
-hoy por hoy-
pueden llenar mi corazón de plomo.

No sé por qué agradezco todavía
el beso frío de la calle
esta noche de invierno,
mientras que me reclaman,
parpadeando,
sus ojos como luces de algún puerto.
Por qué espero el calor que se fue tantas veces,
el deseo
por encima de todas las heridas.

Pero acaso me calma una tibia tristeza
que ya no me apetece combatir.

Todo sucede lejos o se apaga
como los pasos que no doy.

La vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?

De "Pensando que el camino iba derecho" 1982

Ángeles Mora

miércoles

POEMAS

LARGA NOCHE DE PIEDRA

El techo es de piedra.
De piedra son los muros
y las tinieblas.

De piedra el suelo
y las rejas.

Las puertas,
las cadenas,
el aire,
las ventanas,
las miradas,
son de piedra.

Los corazones de los hombres
que a lo lejos acechan,
hechos están
también
de piedra.

Y yo, muriendo
en esta larga noche
de piedra.

Celso Emilio Ferreiro

lunes

POEMAS

LA ECONOMÍA ES UNA CIENCIA

En el decenio que siguió a la crisis
se notó la declinación del coeficiente de ternura
en todos los países considerados
o sea
tu país
mí país
los países que crecían entre tu alma y mi alma
de repente duraban un instante y antes de irse
o desaparecer dejaban caer sábanas
llenas de nuestros sexos
que salían volando alrededor como perdices.
¿Quiere decir que cada vez que hicimos el amor
dejábamos nuestros sexos allí,
y ellos seguían vivitos y coleando como perdices suavísimas?
Qué raro, mirá que lavábamos las sábanas
con subordinación y valor
para que los jugos de la noche pasada
no inauguraran el pasado
y ningún pasado pusiera una oficina entre nosotros
para ordenarnos el hoy
porque el alma amorosa es desordenada y perfecta
tiene mucha limpieza y lindura
se necesita todo un Dios para encerrarla
como le pasó a Don Francisco
que así pudo cruzar el agua fría de la muerte.
Es bien raro eso de nuestros sexos volando
pero recuerdo ahora que cada vez que yo entraba en tu sexo
y me bañaban tus espumas purísimas con impaciencia
y dulzura y valor
me parecía oír un pajarerío en el bosque de vos
como amor encendiendo otro amor,
o más, es cierto que cada vez nuestros sexos resucitaban
y se ponían a dar vueltas entre ellos
como maripositas encandiladas por el fuego
y se querían morir de nuevo
buscando incesantemente la libertad
y había un país entre la vida y la muerte
donde todo era consolación y hermosura
y no poseíamos nuestro corazón
y nuestros sexos se perdían como almas en la noche
y nunca más los volvíamos a ver para entender
estudio los índices de la tasa de inversión bruta
los índices de la productividad marginal de las inversiones
los índices de crecimiento del producto amoroso
otros índices que es aburrido hablar aquí
y no entiendo nada.
La economía es bien curiosa
al pequeño ahorrista del alma lo engañan en wall street
los sueldos de la ternura son bajos
subsiste la injusticia en el mercado mundial del amor,
el aprendiz está rodeado de nubes que parecen elefantes,
eso no le da dicha ni desdicha
en medio de las razones
las redenciones
las resurrecciones.
Se lleva el alma a la nariz para sentir tus perjúmenes
estoy viendo volar los pajaritos que te salían del sexo
mejor dicho
de más allá todavía
de todo lo que valías
o brillabas
o eras
y dabas como jugos de la noche.

Juan Gelman

sábado

POEMAS

TODOS USTEDES PARECEN FELICES...

...Y sonríen, a veces, cuando hablan.
Y se dicen , incluso,
palabras
de amor. Pero
se aman
de dos en dos
para
odiar de mil
en mil. Y guardan
toneladas de asco
por cada
milímetro de dicha.
Y parecen -nada
más que parecen- felices,
y hablan
con el fin de ocultar esa amargura
inevitable, y cuántas
veces no lo consiguen, como
no puedo yo ocultarla
por más tiempo; esta
desesperante, estéril, larga
ciega desolación por cualquier cosa
que -hacia donde no sé-, lenta, me arrastra.

Ángel González

jueves

POEMAS

RESPUESTA

Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras.
Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.
Que tú me entendieras a mí sin palabras
como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un álamo verde.

Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte,
hace ya mucho tiempo aprendí hondas razones que tú no comprendes.
Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible,
la pasión con que dora la tierra sus frutos calientes.

Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte.
Siento arder una loca alegría en la luz que me envuelve.
Yo quisiera que tú la sintieras también inundándote el alma,
yo quisiera que a ti, en lo más hondo, también te quemase y te hiriese.
Criatura también de alegría quisiera que fueras,
criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte.

Si ahora yo te dijera que había que andar por ciudades perdidas
y llorar en sus calles oscuras sintiéndote débil,
y cantar bajo un árbol de estío tus sueños oscuros,
y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde...

Si ahora yo te dijera
que es tu vida esa roca en que rompe la ola,
la flor misma que vibra y se llena de azul bajo el claro nordeste,
aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha,
aquel niño que azota la mar con su mano inocente...

Si yo te dijera estas cosas, amigo,
¿qué fuego pondría en mi boca, qué hierro candente,
qué olores, colores, sabores, contactos, sonidos?
Y ¿cómo saber si me entiendes?
¿Cómo entrar en tu alma rompiendo sus hielos?
¿Cómo hacerte sentir para siempre vencida la muerte?
¿Cómo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna,
poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste?

Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses.

De "Alegría" 1947

José Hierro

martes

POEMAS

MUTIS

Era más romántico quizá cuando
arañaba la piedra
y decía por ejemplo, cantando
desde la sombra a las sombras,
asombrado de mi propio silencio,
por ejemplo: "hay
que arar el invierno
y hay surcos, y hombres en la nieve"
Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,
y empiezo a dudar que sea cierta
la inmensa tragedia
de la literatura.

Leopoldo María Panero

domingo

POEMAS

WALKING AROUND

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndose de pena

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aulla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de verguenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas
que lloran lentas lágrimas sucias.


Pablo Neruda

lunes

CALLES FLACAS

Amaneció de noche
y las calles volvieron con retraso
del trasiego nocturno.

Lisboa era un gemido lacerante
-el exacto sonido del dolor-
sobre el bocado de la lluvia amarga.

Alguien dibuja un esqueleto y llora
sobre los adoquines de Nicola.

Rossio siempre huele a fado,
es un lamento enlutecido y triste,
una voz derrotada en mi garganta.

La memoria del agua -2008

viernes

EL REY DEL POP HA MUERTO

Michael Jackson falleció este jueves en Los Ángeles tras sufrir un paro cardíaco. El cantante fue trasladado de urgencia a un hospital de la ciudad californiana, según confirmó un portavoz del centro sanitario. El Rey del Pop ha muerto a los 50 años.
Os dejo algunas canciones para mi inolvidables.


En aquellos tiempos algunos telediarios abrían con cosas como esta:


Ritmo en estado puro.




Esta canción para la gente de mi generación es algo impresionante, es de una belleza definitiva. Pero ¿Quién fue capaz de juntar a todos los que cantan esta canción? La respuesta está clara.




Y claro está que su obra es inmensa, por algo es el autor que más discos ha vendido en el mundo, alrededor de 750 millones de discos. Y claro que escuchándolo miles de anécdotas se acumulan con urgencia, pero hoy no es el día de escribir/le/me/nos.
Esta noche la nostalgia lo inunda todo como una mar densa y azul, terriblemente azul...

jueves

POETAS: Jaime Sabines



PASA EL LUNES...

Pasa el lunes y pasa el martes
y pasa el miércoles y el jueves y el viernes
y el sábado y el domingo,
y otra vez el lunes y el martes
y la gotera de los días sobre la cama donde se quiere
dormir,
la estúpida gota del tiempo cayendo sobre el corazón
aturdido,
la vida pasando como estas palabras.
lunes, martes, miércoles,
enero, febrero, diciembre, otro año, otro año, otra vida.
La vida yéndose sin sentido, entre la borrachera y la conciencia,
entre la lujuria y el remordimiento y el cansancio.

Encontrarse, de pronto, con las manos vacías,
con el corazón vacío,
con la memoria como una ventana hacia la obscuridad,
y preguntarse: ¿qué hice?, ¿qué fui?, ¿en donde estuve?
Sombra perdida entre las sombras,
¿cómo recuperarte, rehacerte, vida?

Nadie puede vivir de cara a la verdad
sin caer enfermo o dolerse hasta los huesos.
Porque la verdad es que somos débiles y miserables
y necesitamos amar, ampararnos, esperar, creer y
afirmar.
No podemos vivir a la intemperie
en el solo minuto que nos es dado.
¡Qué hermosa palabra "Dios", larga
y útil al miedo, salvadora!
Aprendemos a cerrar los labios del corazón
cuando quiera decirla,
y enseñémosle a vivir en su sangre,
a revolcarse en su sangre limitada.

no hay más que esta ternura que siento hacia ti,
engañado,
porque algún día vas a abrir los ojos
y mirarás tus ojos cerrados para siempre.
no hay más que esta ternura de mí mismo
que estoy abierto como un árbol,
plantado como un árbol, recorriéndolo todo.

He aquí la verdad: hacer las máscaras,
recitar las voces, elaborar los sueños,
Ponerse el rostro del enamorado,
la cara del que sufre,
la faz del que sonríe,
el día lunes, y el martes, y el mes de marzo
y el año de la solidaridad humana,
y comer a las horas lo mejor que se pueda,
y dormir y ayuntar,
y seguirse entrenando ocultamente para el evento final
del que no habrá testigos.

Jaime Sabines Gutiérrez (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; 25 de marzo de 1926 - Ciudad de México; 19 de marzo de 1999). Fue un poeta y escritor mexicano, el más entrañable de los poetas de México, lega eso en su poesía: las entrañas de la piel, las entrañas del ser. Surge diciendo cuanto se encuentra en el fondo y cómo se encuentra en el fondo (de una manera vital y desgarrada) de los hombres y diciéndolo bien.

No pacienta entre la liviandad del espíritu sino que se apropia el heno de la carne. Le importa la terrenalidad en cuanto ámbito que es de la pasión, de la expresión de la construcción de los hombres y las mujeres. Sus demonios y sus aspiraciones son aquellos derivados de la misma pasión, fuente donde vive y vibra la fidelidad a los instintos, a los instantes, tabla verdadera de salvación y de la realización.

Fue hijo de Julio Sabines, quien emigró del Líbano en 1902. Don Julio llegó a Chiapas en 1914, ahí conoció a Doña Luz Gutiérrez, hija de una familia burguesa de la zona y posteriormente madre de Jaime Sabines.

Jaime Sabines tuvo una infancia normal, fue jugador de trompo, canicas y basquetbol. Declamador desde la primaria, lo fue oficialmente en la secundaria.

En 1945 viajó a la Ciudad de México para comenzar sus estudios como médico, pronto se dio cuenta de que la carrera de medicina no era para él, en ese momento es cuando comienza su carrera de escritor. Regresó a Chiapas por una corta temporada y estuvo trabajando en la mueblería de su hermano Juan.

En 1953 se casó con Josefa Rodríguez Zebadúa con quien tuvo cuatro hijos: Julio, Julieta, Judith y Jazmín.

Falleció el 19 de marzo de 1999 en la Ciudad de México, víctima de cáncer, a la edad de 72 años.

Bibliografía:

Jaime Sabines publicó 10 libros que condensan parte de su poesía:

Horal (1950)
La Señal (1951)
Adán y Eva (1952)
Tarumba (1956)
Diario Semanario y poemas en prosa (1961)
Poemas Sueltos (1951-1961)
Yuria (1967)
Maltiempo (1972)
Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (1973)
Otros Poemas Sueltos (1973-1994)

Opiniones sobre el poeta:

Jaime Sabines es uno de losmejores poetas contemporáneos de nuestra lengua. Muy pronto, desde suprimer libro, encontró su voz. Una voz inconfundible, un poco ronca yáspera, piedra rodada y verdinegra, veteada por esas líneas sinuosas yprofundas que trazan en los peñascos el rayo y el temporal. Mapaspasionales, signos de los cuatro elementos, jeroglíficos de la sangre,la bilis, el semen, el sudor, las lágrimas y los otros líquidos ysustancias con que el hombre dibuja su muerte -o con la que la muertedibuja nuestra imagen de hombres.

Octavio Paz


Contra la concepción posmodernistas de lapoesía, Sabines nos enseñó el universo como algo común (...) nos afirmóque lo ordinario (...) es lo que verdaderamente hay deextraordinario.

Juan Bañuelo


Ese afán de nombrar la vida diaria triunfa en Jaime Sabines, que desde su iniciación se ha distinguido por hacer de la agresividad una norma de conducta. Recuento de poemas recoge la totalidad de sus desvelos, sostenidos en la desesperación y la rebeldía Descuidado en la forma, poco feliz en la persecución de las imágenes bellas, su poesía fluctúa entre el pesimismo que provoca el fracaso y la voluntad de hacer del gozo el emblema de la protesta.

Alí Chumacero


Sus metáforas recias, casi detonantes, susimágenes, casi desnudas, su soledad rilkeana, su angustia a lo Rimbaudy su desilusión a lo Vallejo, me interesaron vivamente [...] y reconocíque en nuestro ambiente [...] ya asomaba el rostro de una [voz] que conacento singular daba rumbo a tantos otros indicios que aún no loencontraban. Nada me inquietaron, entonces, las influencias quepulsaban escondidas, porque me di cuenta de que su propia voz se hacíaoír a pesar de las otras, logrando sofocarlas y hastaapagarlas.

Su poesía es directa, limpia (agua fresca de cántaro), íntegra, sencilla, honda. Si es así, ¿para qué entonces recurrir a las palabras procaces? Existen , pero para otro uso, mas nunca para la poesía. No las use. Cuando se está gozando una catarsis con su poema, son como una pedrada en un espejo. (1956)

¿Por qué la palabra gruesa toma jerarquía de señorita cuando el poeta la invita al poema? La contestación es simle y justa. Porque habla con fidelidad de sus vivencias, habla de lo que ha vivido o compartido o ha visto vivir a los demás. Sus palabras tienen un oficio auténtico y limpio. Si son sensuales, lo demuestran; si amorosas, lo practican; si perversas, lo comprueban y, si violentas, estallan.

Elías Nandino

lunes

MÚSICA: Joaquín Rodrigo


JOAQUIN RODRIGO VIDRE
Marqués de los Jardines de Aranjuez
1901-1999

Joaquín Rodrigo nace en Sagunto el 22 de noviembre de 1901, día de Santa Cecilia, patrona de la Música. A los tres años de edad, pierde la vista como consecuencia de una epidemia de difteria.

A los ocho años inicia, en Valencia, los estudios musicales de solfeo, violín y piano. Después, armonía y composición con los maestros Francisco Antich, Enrique Gomá y Eduardo Chavarri. Sus primeras composiciones datan de 1923.

En 1927, se traslada a París e ingresa en la Escuela Normal de Música para estudiar composición con Paul Dukas, quien demuestra una especial predilección hacia su discípulo. Pronto se da a conocer como pianista y compositor en los ambientes musicales parisinos y entabla amistad con Ravel, Milhaud, Honneger, Stravinski y Manuel de Falla.

En 1933 contrae matrimonio con la pianista turca Victoria Kamhi, quien es desde entonces hasta su fallecimiento en julio de 1997, compañera inseparable y su más asidua colaboradora.

En 1940 tiene lugar en Barcelona el estreno mundial del Concierto de Aranjuez para guitarra y orquesta, primera de sus obras que le daría fama universal y claro ejemplo de su personalidad. Rodrigo se mantiene fiel a una estética que él mismo gustaba denominar "neocasticismo", practicando la tradición tonal, el gusto por las formas clásicas e incorporando elementos cultos como forma de unión entre la tradición española y el presente, creando ese estilo reconocible de inmediato. Conoce las más modernas estéticas europeas, pero afirma su propia personalidad.

La música de Joaquín Rodrigo representa un homenaje a las distintas culturas de España ya que se vale, como fuente de inspiración, de las más variadas manifestaciones del alma de su país, desde la historia de la España romana hasta los textos de los poetas contemporáneos. Ha enriquecido todos los géneros, pero quizás sea el compositor de nuestro siglo a quien más debe la estética del concierto. Ha cultivado especialmente la canción, a la que ha dado un lenguaje nuevo y universal, creando obras maestras como Cántico de la esposa o los Cuatro madrigales amatorios. Sus obras para piano solo bastarían para situarlo en primera línea, pero además su creación instrumental abarca importantes composiciones para violín, cello, y flauta. Hay que destacar además la aportación de Joaquín Rodrigo al repertorio para guitarra, que ha sido definitiva, pues ha logrado su dignificación e internacionalización como instrumento de concierto.

Desde el año 1940 las distinciones, honores, homenajes y Festivales se han venido sucediendo ininterrumpidamente. Miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1950) y de otras academias, así como Doctor Honoris Causa por diversas universidades de España y del Extranjero, recibió, entre otros galardones, la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio (1953), la Legión de Honor concedida por el Gobierno francés (1963), la Gran Cruz del Mérito Civil (1966) el Premio de la Fundación Guerrero (1990), y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1996).

En 1991 el Rey Juan Carlos I le otorgó el título nobiliario de Marqués de los Jardines de Aranjuez "por su extraordinaria contribución a la música española a la que ha aportado nuevos impulsos para una proyección universal".

Joaquín Rodrigo falleció en Madrid el 6 de julio de 1999 rodeado de su familia.

viernes

La vida profesional /3

Los banqueros de la gran banquería del mundo, que practican el terrorismo de dinero, pueden más que los reyes y los mariscales y más que el propio Papa de Roma.
Ellos jamás se ensucian las manos. No matan a nadie, se limitan a aplaudir el espectáculo.
Sus funcionarios, los tecnócratas internacionales, mandan en muchos países: ellos no son presidentes, ni ministros, ni han sido votados en ninguna elección, pero deciden el nivel de los salarios y del gasto público, las inversiones y las desinversiones, los precios, los impuestos, los intereses, los subsidios, la hora de salida del sol y la frescura de las lluvias.
No se ocupan, en cambio, de las cárceles, ni de las cámaras de tormentos, ni de los campos de concentración, ni de los centros de exterminio, aunque en esos lugares ocurren las inevitables consecuencias de sus actos.
Los tecnócratas reivindican el privilegio de la irresponsabilidad:
- Somos neutrales -dicen.

El libro de los abrazos - Eduardo Galeano

martes

AL SUR DEL SUR



A Luis Guerrero, poeta irreductible.

Malvive en el falso techo de los mapas,
no precisa de torpes brújulas
ni de astrolabios que determinen posiciones,
siempre mira al sur.
Allá donde la cal aún dignifica el paisaje
y el sonido del viento sabe a roja madretierra,
allá, al sur del sur,
la mar aún no es una frontera salada
sino el lugar donde la piedra pierde la soledad.

Malvive les decía,
pues a veces su pecho mitiga el sonido
de un latido metálico y la boca pierde el verbo,
los pies el tacto de la tierra,
y todo es una promesa de que la gota de tinta
que su frente derrama, esconde un gran desconcierto.

Luego cuando la noche desviste al sol
retorna al falso techo, expulsa el desconcierto,
diluye las tormentas, la tierra vuelve a ser amable,
el viento un atrezzo más de su traje de poeta
y todo lo sucedido es mera anécdota
que parece no haber ocurrido jamás.

Malvive –insisto- en el reverso del folio
en el que le escribo estas letras,
es otro pasajero inadvertido de la lluvia
un peatón clandestino que no desea ser mirado
pues tan sólo precisa de la palabra para ser oído.

Malvive –finalizo-
en la parte mínima de las cosas sencillas.

Toño Jerez 03/06/09

viernes

ALGO MÁS



Para Ana Alonso

Ana es algo más que un lamento quebrado en el aire
y el sonido de la tierra que ella invoca
cuando sus pies habitan el fuego
aquel del que tanto hablan los hombres.

Ana es algo más que una silueta sostenida
por el compás de una guitarra cómplice,
entonces las manos tornan en pájaros tibios
y el ágil cuerpo carne estremecida sin remedio,
inconsciente propuesta de arte breve e irrepetible.

Ana es algo más que ese gesto inevitable y hondo
donde la soledad abraza siempre su efímero talle de viento,
allá lejos en el escenario el dolor tiene eco
y reclama cobijo a los asistentes.

Pero Ana es algo más que este cuento
que les estoy contando.
Sólo ella sabe que bailar es una terrible ingravidez
donde ir muriendo la vida, para nunca vivir la muerte.


Toño Jerez 04/06/09

domingo

LOS QUE SALIERON DEL MAR

He aquí:
Los herederos del disparo rápido y certero,
los que dibujan abrazos en el aire,
los ignorados del divino, 
los encontrados,
los que enrojecieron al mismísimo Shakespeare,
los que viven a saltos de renglón entre Galeano y Gabo,
los perdedores, 
los que lo ganaron todo,
los del corazón en mano, 
los que se amaron a gritos,
los que se gritaban en silencio, 
los del zafarrancho de combate, 
los hijos de la paz,
los que salieron del mar, 
los que nunca bajaron de la nube,
los hippys urbanitas, 
los que fundieron su alma,
los que gastaron sus lágrimas, 
los que parieron risas a granel,
los exploradores atrevidos, 
los que nunca salieron de casa,
los sin viento, 
los sin tierra, 
los sin dios,
los hijos de Eolo, 
los adoradores de "maría",
los hijos de un dios enano y malcriado,
los que entendieron los gestos,
los que nunca se encontraron, 
los que morirían el uno en el otro,
los para siempre, 
los Gara y Jonay sin motivos...

La memoria del agua -2008

jueves

LA UVA Y EL VINO

Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de
Marcela. Antes de morir, le reveló su secreto:
- La uva – le susurró – está hecha de vino.
Marcela Pérez-Silva me lo contó, y yo pensé: Si la uva
está hecha de vino, quizá nosotros somos las palabras
que cuentan lo que somos.

El libro de los abrazos - Eduardo Galeano

lunes

Poetas: Arthur Rimbaud

EL BAILE DE LOS AHORCADOS 

En la horca negra bailan, amable manco, 
bailan los paladines, 
los descarnados danzarines del diablo; 
danzan que danzan sin fin
los esqueletos de Saladín.

¡Monseñor Belzebú tira de la corbata
de sus títeres negros, que al cielo gesticulan, 
y al darles en la frente un buen zapatillazo 
les obliga a bailar ritmos de Villancico!

Sorprendidos, los títeres, juntan sus brazos gráciles: 
como un órgano negro, los pechos horadados , 
que antaño damiselas gentiles abrazaban, 
se rozan y entrechocan, en espantoso amor.

¡Hurra!, alegres danzantes que perdisteis la panza , 
trenzad vuestras cabriolas pues el tablao es amplio, 
¡Que no sepan, por Dios, si es danza o es batalla! 
¡Furioso, Belzebú rasga sus violines!

¡Rudos talones; nunca su sandalia se gasta!
Todos se han despojado de su sayo de piel: 
lo que queda no asusta y se ve sin escándalo.
En sus cráneos, la nieve ha puesto un blanco gorro.

El cuervo es la cimera de estas cabezas rotas; 
cuelga un jirón de carne de su flaca barbilla: 
parecen, cuando giran en sombrías refriegas, 
rígidos paladines, con bardas de cartón.

¡Hurra!, ¡que el cierzo azuza en el vals de los huesos! 
¡y la horca negra muge cual órgano de hierro! 
y responden los lobos desde bosques morados: 
rojo, en el horizonte, el cielo es un infierno...

¡Zarandéame a estos fúnebres capitanes
que desgranan, ladinos, con largos dedos rotos, 
un rosario de amor por sus pálidas vértebras: 
¡difuntos, que no estamos aquí en un monasterio! .

Y de pronto, en el centro de esta danza macabra 
brinca hacia el cielo rojo, loco, un gran esqueleto, 
llevado por el ímpetu, cual corcel se encabrita 
y, al sentir en el cuello la cuerda tiesa aún,

crispa sus cortos dedos contra un fémur que cruje 
con gritos que recuerdan atroces carcajadas,
y, como un saltimbanqui se agita en su caseta, 
vuelve a iniciar su baile al son de la osamenta.

En la horca negra bailan, amable manco, 
bailan los paladines, 
los descarnados danzarines del diablo; 
danzan que danzan sin fin 
los esqueletos de Saladín.


Jean-Nicolas-Arthur Rimbaud nace el 20 de octubre de 1854 en la rue Napoléon, en la ciudad de Charleville, Ardenas, Francia. (En la actualidad junto con la ciudad de Mézières forman un solo núcleo urbano llamado Charleville-Mézierès.)
Hijo de Vitalie Cuif y Frédéric Rimbaud. Arthur conviviría poco tiempo con su padre pues este, siendo muy niño Arthur abandono el hogar incapaz de soportar el carácter de su esposa.
Cursa sus primeros estudios en la institución Rossat, que debe abandonar pronto y es trasladado junto con su hermano al colegio municipal, donde rápidamente pasa a ser el numero uno de la clase. A muy temprana edad destaca como gran escritor y poeta, a los trece años envía con motivo de su cumpleaños al príncipe imperial una oda en sesenta hexámetros.
Lee todo libro, todo texto que cae en sus manos, a través del Parnasse contemporain, conoce a la flor de la poesía de la época y pronto siente gran admiración por Paul Verlaine.
El 20 de febrero de 1870 se publica en la Revue pour tous "Les étrennes des orphelins". Es también por esos días que llega al colegio el profesor George Izambard, este alimenta la sed de Arthur, prestándole sus libros y animándolo en sus escritos, pronto Izambard tendrá problemas con la madre de Rimbaud, debido a las lecturas que le ofrece al muchacho.
En este mismo año estalla la guerra franco-prusiana. El inicio de esta guerra le separa de Izambard, pero el profesor le deja la llave de la pensión y allí Arthur pasa horas entre los libros de su maestro.
Y es por esta época en que Arthur realiza la primera de sus muchas escapadas, aunque no termina con muy buen pie.
Es también por esta época, en que Rimbaud confecciona su teoría del vidente y son famosas sus cartas del vidente, dirigidas entre otros a George Izambard y Paul Demeny. El aspecto de Rimbaud en esta época es el de un vagabundo, se deja crecer el cabello y famosas son también sus borracheras.
Finalmente llega la huida a París, invitado por Paul Verlaine, dando comienzo a una extraña relación, un juego amor-odio, prácticamente rozando el sadismo, destacar los viajes de los dos poetas a Londres, Bélgica, etc. La relación terminaría con el extraño suceso ocurrido en un hotel de Bruselas, donde Arthur es herido con una pistola en una muñeca por Verlaine. Destacar que ambos poetas durante esta relación que duro algo más de dos años no pararon de escribir algunos de los más preciosos versos en lengua francesa.
Es también la época de su relación con Verlaine, cuando Arthur se busca una gran enemistad entre los poetas de la época, debido a su descaro y sus ofensas y las continuas borracheras con su compañero.
Al final de la relación Rimbaud se refugia en el granero de su casa y termina la elaboración de Una temporada en el infierno, esperando restablecer sus relaciones con los poetas de la época. Aunque realmente el libro jamás llego a ver la luz. Los motivos no se saben exactamente, quizá se gasto el dinero que le había prestado la madre en una de sus borracheras. No lo sabremos nunca. Lo cierto es que la mayor parte de los ejemplares quedaron almacenados en la casa del librero y no verían la luz hasta muchos años después.
Tras el fracaso de su operación para recuperar el prestigio, Rimbaud decide dejar la pluma, aunque realmente al parecer no lo hizo definitivamente, siempre quedará en el aire la polémica de las Iluminaciones, según la biografía de Enid Starky probablemente fueron compuestas antes y después de la temporada infernal, aunque los datos no son para saberlo con exactitud, pero ahí están esos bellos poemas en prosa que fueron un paso decisivo para la poesía moderna.
Rimbaud, tras el fracaso de la temporada se convirtió en un trotamundos que buscaba la fortuna que no había encontrado con la poesía. Tras este episodio recorrió una buena parte de Europa, casi siempre a pie, buscando fortuna. Para finalmente terminar en África como comerciante, se rumorea que traficó con armas y con esclavos. Finalmente cae enfermo, según se dice debido a una sífilis mal curada. Lo cierto es que debe ser trasladado a Europa, a un hospital de Marsella, donde le es amputada una pierna, cosa que de poco vale, ya es tarde para Rimbaud. Arthur Rimbaud muere el 10 de noviembre en el hospital de Marsella, sus restos son trasladados a Charleville por orden de su madre, desobedeciendo la voluntad de su hijo, cuyo deseo era ser enterrado en Aden.


Relación con Paul Verlaine

Rimbaud fue convencido por su amigo Charles Auguste Bretagne a escribirle una carta a Paul Verlaine, un eminente poeta simbolista, después de no haber obtenido respuesta de otros poetas.1 Rimbaud envió a Verlaine dos cartas con varios de sus poemas, incluyendo el enigmático "Le Dormeur du Val" y "El barco ebrio". Verlaine quedó intrigado por el talento de Rimbaud y le respondió diciendo: "Ven, querida gran alma. Te esperamos, te queremos". Junto a la carta mandó un boleto de tren a París.2 Rimbaud llegó a finales de septiembre de 1871 atendiendo la invitación de Verlaine y pasó a vivir con Verlaine y su esposa.3 Verlaine estaba casado con Mathilde Mauté, la cual tenía diecisiete años y estaba embarazada. En recopilaciones posteriores, Verlaine se expresó de Rimbaud como "Un joven con la cabeza de niño, con cuerpo adolescente aun en crecimiento y cuya voz, tenía altos y bajos como si fuera a quebrarse."4
Rimbaud y Verlaine iniciaron rápidamente una tormentosa relación sentimental. Verlaine ya había tenido experiencias homosexuales antes, sin embargo, no se sabe si ésta era la primera de Rimbaud. Durante el tiempo que estuvieron juntos, llevaron una salvaje vida disoluta de vagabundos, embriagados de ajenjo y hachís. Así escandalizaron a la elite literaria parisina, indignada en particular por el comportamiento de Rimbaud, auténtico arquetipo del enfant terrible. A lo largo de este período continuó escribiendo sus contundentes y visionarios versos modernos. La tempestuosa relación homosexual entre Rimbaud y Verlaine los condujo a Londres en septiembre de 1872, abandonando el último de ellos a su esposa e hijo pequeño (a quienes solía maltratar en extremo durante las iras causadas por el alcohol). Rimbaud y Verlaine vivieron en una considerable pobreza en Bloomsbury y en Camden Town, viviendo de dar clases y de una pequeña mensualidad dada por la madre de Verlaine.5 Rimbaud pasó sus días en el Museo Británico, donde "la calefacción, la iluminación, las plumas y la tinta eran gratis."5
En julio de 1873, después de una pelea en extremo violenta en la mansión sita en el 1000 de la Rue de Brasseurs de Bruselas, Verlaine le disparó en la muñeca a Rimbaud. Temiendo por su vida, Rimbaud llamó a la policía. Verlaine fue arrestado y sometido a un humillante examen médico legal, luego de que se considerara la comprometedora correspondencia y las acusaciones de la esposa de Verlaine respecto de la naturaleza de la amistad entre los dos hombres. El juez fue inmisericorde y, a pesar de que Rimbaud retiró la denuncia, Verlaine fue condenado a dos años de prisión.
Rimbaud regresó a Charleville y completó su Une Saison en Enfer (Una temporada en el infierno), en prosa, ampliamente reconocida como una de las obras pioneras del simbolismo moderno, y como una descripción de aquel drôle de ménage («pareja infernal»), cual fue la vida con Verlaine, su pitoyable frère («pesaroso hermano»), la vierge folle («la virgen demente») de quien él era l´époux infernale («el esposo infernal»). En 1874 regresó a Londres, en compañía del poeta Germaine Nouveau, y terminó de escribir sus controvertidas Illuminations, que incluyen los primeros dos poemas franceses en verso libre.